Llámanos Ahora

617 86 43 49

Horario

Lunes 10h-20h - Martes 9:30-13:30/16h-20h - Miércoles 9:30-20h - Jueves 9:30-13:30/16:00-20h Viernes : 9h-17h

Pide Tu Cita

Te Contestamos en 24h

OSTEOPOROSIS Y SALUD BUCAL

Al acudir al dentista es importante informarle acerca de todos los medicamentos que toma ya que algunos pueden influir en determinados tratamientos dentales.

En el caso de los medicamentos inhibidores de la resorción que son aquellos fármacos que contribuyen a fortalecer los huesos, se ha demostrado que pueden causar graves daños en la mandíbula (¨osteonecrosis mandibular¨) donde el hueso se necrosa. Se llaman comúnmente bifosfonatos.

Hay algunos que se toman por vía oral (como el Fosamax, Actonel, Atelvia, Didronel o Boniva) y se emplean para prevenir o tratar la osteoporosis o enfermedad ósea de Paget, una afección que conlleva la destrucción y crecimiento anormal de los huesos.

Otros fármacos se administran mediante inyección (como el Prolia, Boniva IV o Reclast). También se recibe una dosis mayor y más frecuente de estos medicamentos como parte de las terapias contra el cáncer para aliviar el dolor óseo.

Esta asociada la osteonecrosis mandibular a procedimientos dentales que afectan a huesos o tejidos circundantes (por ejemplo, una extracción dental). No es posible decir quien desarrollara o no osteonecrosis. La mayoría de pacientes que la desarrollan son pacientes con cáncer que han recibido o están recibiendo dosis muy altas de dichos medicamentos para el tratamiento de la osteoporosis. Antes de empezar el tratamiento con estos fármacos se aconseja visitar al dentista para desarrollar un plan de tratamiento con el fin de obtener una buena salud bucal.

En general no se recomienda que los pacientes suspendan la medicación contra la osteoporosis ya que el riesgo de que se debiliten los huesos y se fracturen es superior al de desarrollo de osteonecrosis en los maxilares. Pero antes de cualquier procedimiento dental que conlleve afectación de hueso se debería hacer una interconsulta con el médico de cabecera para actuar de la mejor manera posible ante esta situación.

Los síntomas mas comunes de osteonecrosis mandibular son: hinchazón, dolor o infección de las encías, dientes con movilidad o sueltos, entumecimiento o sensación de pesadez en mandíbula, encías dañadas que no curan y hueso expuesto.

Si después de un tratamiento dental el paciente presenta alguno de estos síntomas nombrados se aconseja acudir al dentista, médico general u oncólogo lo antes posible.

Articulo escrito por:
Mara García Rocamora
Odontóloga
NR.Colegiado 0300373

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.